Santuario

Dicen los gurús de la blogosfera que para empezar un buen blog es importante no hacerlo con un post de presentación.

Bueno, pues ya estoy saltándome a la torera el primer dogma, pero oye, este quiero que sea mi santuario, y cada uno llena su cueva con lo que le apetece ¿No?


recular es de sabios

La cuestión es que he pasado muchos años (pero muchos eh) intentando tener mi propia bitácora y siempre ha sido con muchos objetivos en mente menos el más importante: disfrutar escribiendo.

Que si recuerda elegir bien una temática, escribe sobre aquello que traiga tráfico, pon anuncios para monetizar… y mira, no, no puedes pretender relajarte en un sitio donde no puedes ser tú mismo.

Por ejemplo, he perdido la cuenta de cuántas veces he pedido disculpas con aquello de «es que la inspiración…», no perdona, tengo la virtud de estar inspirado prácticamente los 365 días del año, otra cuestión es que no sé porqué demonios siempre termino iniciando proyectos que me autolimitan, incluso cuando he iniciado algún «blog personal».

¿Solución? Recular y hacer de raulmaler.com algo mío, pero mío, mío, con todas sus consecuencias. Una especie de oda al ego, una forma de hacer que mi marca personal, mi nombre y yo mismo formemos un mismo ser, en plan Santa Trinidad apoteósica envuelta por un aire minimalista, un transfondo gamberro, absurdo, donde el arte y el descaro que me caracteriza campen a sus anchas.


Retrato de servidor con cara de intensito

Despropósito de intenciones

Ahora es cuando me flipo, tomo en mi mano el boli bic que siempre hay rondando por mi escritorio a modo de varita y doy un par de toques al monitor recitando en voz alta «juro solemnemente que mis intenciones no son buenas».

Pero es que no hay mejor forma de definir el enfoque temático y el despropósito semántico que puedo desatar aquí sin normas que me cuadriculen.

¿Que me compro algo y me apetece enseñároslo? Allá que voy ¿Que me apetece explicaros algo que sé hacer? Pues me pongo al lío ¿Que encuentro un videoclip que me ha hecho mojar las enaguas? Pues aquí os lo planto.

Con la ecléctica por bandera esta va a ser una ventana a mi mundo para que pueda asomarse gente como tú, para que me sirva para reivindicar quién soy y lo que hago.

Será un reto hacer entender cómo se descompone el mundo en una mente que no para de trabajar día y noche, como un martillo percutor industrial aplastando una y otra vez una viga de hierro, pero poco a poco verás como ese estruendo metálico en realidad son notas de una sinfonía descomunal.


ALT + F4

Así que nada, no me enrollo más por hoy, como ves el blog ahora mismo es como cuando empiezas una partida en Los Sims y solo has levantado los muros, el pobre está vacío, insulso, le falta flow, y eso querido ser que estás leyendo estas líneas no se remedia alargando una presentación.

Un abrazo enorme, y si de verdad has soportado leer este coñazo de entrada, créeme, lo que está por venir te encantará.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.